Por José Luis Nicolás - Archivo: Cathopic

Delegación de pueblos originarios canadienses aseguró que su dolor fue escuchado tras primera reunión con el Papa Francisco

Según el portavoz de la Santa Sede, Mateo Bruni, el encuentro "se caracterizó por el deseo del Papa de escuchar y dar cabida a las dolorosas historias que traían los supervivientes".

Foto de artículo

El Papa tuvo dos audiencias esta mañana con los representantes de los pueblos originarios canadienses Métis e Inuit, para iniciar un camino de verdad, justicia y reconciliación.

Según el portavoz de la Santa Sede, Mateo Bruni, el encuentro "se caracterizó por el deseo del Papa de escuchar y dar cabida a las dolorosas historias que traían los supervivientes".

Fue durante el Ángelus del 6 de junio de 2020 que el Pontífice había compartido con el mundo su consternación por la dramática noticia, llegada unas semanas antes, del descubrimiento en Canadá de una fosa común en una escuela, la Kamloops Indian Residential School, con más de 200 restos humanos de indígenas canadienses.

Un descubrimiento macabro, símbolo de un pasado de crueldad residencial en el país, cuando, desde 1880 hasta las últimas décadas del siglo XX, en instituciones financiadas por el gobierno y gestionadas en su mayoría por organizaciones cristianas, el objetivo era educar y convertir a los jóvenes indígenas y asimilarlos a la sociedad canadiense dominante, mediante el abuso sistemático.

A+ A- Imprimir artículo