Falleció el reconocido y apreciado cantor a lo divino Francisco Javier Astorga Arredondo

Foto de artículo

A causa del Covid falleció el destacado cantor a lo humano y lo divino, poeta y payador; quien asistía cada año al Te Deum ecuménico de Fiestas Patrias. También estuvo presente con su canto a lo divino en las visitas de los papas Juan Pablo II y Francisco.

 

El Episcopado chileno emitió una nota de pésame donde recuerda que “La pasión de Francisco por el canto a lo humano y a lo divino traspasó nuestras fronteras. Junto a tantas familias que han promovido esta preciosa tradición de la piedad popular fundaron la Asociación Nacional de Cantores a lo Divino que, entre otras labores, siempre ha procurado transmitir a las generaciones actuales y venideras esta vocación poética, artística, espiritual, que forma parte del tesoro de la piedad popular chilena. La presencia del guitarrón de Francisco en cada Te Deum Ecuménico de Fiestas Patrias resonará por siempre en nuestra memoria histórica. Lo recordamos en nuestras asambleas eclesiales y en tanta instancia de comunión pastoral donde aportó su lucidez y reflexión"

Por su parte La asociación nacional de cantores a lo divino de Chile, también lamentó el sensible fallecimiento Pancho o Panchito, y que "deja un enorme vacío en toda la cultura chilena y por sobre todo en nuestro canto a lo divino que será difícil de llenar".

El poeta oriundo de Codegua, Profesor de Educación Musical, Pancho Astorga tocaba el guitarrón, la guitarra traspuesta y el rabel, tres tradicionales instrumentos chilenos, y fue un formador de nuevas generaciones. 

Es autor del libro Renacer del guitarrón chileno (1996), un proyecto ejecutado en conjunto con el cantor y guitarronero Juan Carlos Bustamante. En paralelo, Astorga fue uno de los organizadores de los encuentros de canto a lo divino efectuados en la Basílica de Lourdes y el Templo Votivo de Maipú, en Santiago, y está entre los poetas populares chilenos que más han representado este oficio en otros países, con visitas a España (1992), Argentina (1992), Bolivia (1995), Brasil (1998), Italia (2000), Israel (2000), Ecuador (2001) y Puerto Rico (2001), que terminaron por hacer de él y de su voz profunda y cálida uno de los principales motores del canto a lo poeta en Chile. La Academia Chilena de la Lengua lo reconoció en 2006 con el Premio Oreste Plath.

A+ A- Imprimir artículo