Reflexión del evangelio por el padre Gonzalo Illanes - 18/08/2021

Foto de artículo

Revisa la reflexión del evangelio de esta semana, según Mateo 20, 1-16, ​del Padre Gonzalo Illanes: "Hoy es San Alberto Hurtado y el evangelio que la Iglesia nos invita a contemplar -el día de hoy- no es casualidad. Es justamente un evangelio que trata del amor al prójimo, al más necesitado, algo que caracterizó con tanta fuerza al padre Hurtado. Nos encontramos con el pasaje de Mateo que se habla del juicio final, del final de nuestros tiempos, podríamos decir qué nos va a preguntar Dios cuando lleguemos a su encuentro. La respuesta es que nos va a preguntar cuánto amamos y especialmente ese amor expresado a los más necesitados".

Evangelio según Mateo 20, 1-16

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a un propietario que, al amanecer, salió a contratar trabajadores para su viña. Después de quedar con ellos en pagarles un denario por día, los mandó a su viña. Salió otra vez a media mañana, vio a unos que estaban ociosos en la plaza y les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña y les pagaré lo que sea justo’. Salió de nuevo a medio día y a media tarde e hizo lo mismo.

Por último, salió también al caer la tarde y encontró todavía a otros que estaban en la plaza y les dijo: ‘¿Por qué han estado aquí todo el día sin trabajar?’ Ellos le respondieron: ‘Porque nadie nos ha contratado’. El les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña’.

Al atardecer, el dueño de la viña le dijo a su administrador: ‘Llama a los trabajadores y págales su jornal, comenzando por los últimos hasta que llegues a los primeros’. Se acercaron, pues, los que habían llegado al caer la tarde y recibieron un denario cada uno.

Cuando les llegó su turno a los primeros, creyeron que recibirían más; pero también ellos recibieron un denario cada uno. Al recibirlo, comenzaron a reclamarle al propietario, diciéndole: ‘Esos que llegaron al último sólo trabajaron una hora, y sin embargo, les pagas lo mismo que a nosotros, que soportamos el peso del día y del calor’.

Pero él respondió a uno de ellos: ‘Amigo, yo no te hago ninguna injusticia. ¿Acaso no quedamos en que te pagaría un denario? Toma, pues, lo tuyo y vete. Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti. ¿Qué no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero? ¿O vas a tenerme rencor porque yo soy bueno?’

De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos’’.

A+ A- Imprimir artículo