Jugar: derecho de la niñez vulnerado en pandemia

Entre los múltiples efectos generados por la Pandemia del COVID-19 podemos encontrar un notable impacto en el desarrollo integral de los niños y niñas, quienes por largos meses han visto vulnerado un derecho esencial: el jugar libremente.

“Nunca en la historia de la humanidad habíamos tenido una experiencia como ésta, de encierro forzado”, señala Patricia Castillo, psicóloga de la Universidad Católica y Doctora en psicología de la Universidad de Paris, quien enfatiza que una parte importante del desarrollo que se realiza desde los primeros meses de vida y durante la niñez, se vio afectado producto de la pandemia y de no poder ejercer el derecho al juego en todas sus dimensiones y facetas.  

La psicóloga Castillo, señala que el juego es una actividad que se desarrolla fundamentalmente a lo largo de toda la vida y tiene diversos roles según nuestra etapa de desarrollo. “El juego aparece tempranamente en los bebés que comienzan a jugar con su cuerpo y con ello transitan por geografías, lugares, texturas, olores, circuitos, lo que les permite lograr destrezas y habilidades. En la primera infancia, les permite elaborar conflictos de la vida cotidiana, comprender temas según las vivencias del cuerpo”.  

 

La profesora de Educación Física, Docente de la Universidad Católica y coordinadora académica del programa de formación “Promotoras para la Vida Activa”, de Fundación Arcor Chile, Claudia Marín señala: “Con la pandemia, en un principio, los niños y niñas fueron vistos como los  transmisores del virus y vieron limitadas sus posibilidades de moverse de manera drástica, la indicación era que no salieran y tuvieran el menor contacto posible fuera de su casa, esto sin duda generó un impacto emocional enorme. Estos cambios de habitar el espacio generan que se pierda el juego como un derecho y pasa a ser un privilegio”.  

 

“El juego es una acción natural para los niños y niñas, es lo que los mueve, es desde donde conocen el mundo, a ellos mismos, a los otros, la exploración que es dada a través del juego es lo que nos ayuda a aprender. Con el juego tienen la posibilidad de expresar sus emociones, experimentar y poner en práctica la creatividad”, señala la profesora Marín.  

 

 

A+ A- Imprimir artículo