Por Iglesia.cl

Comunidades de Vicuña y La Serena dan la bienvenida a sus nuevos párrocos

El P. Alejandro Silva asumió el servicio pastoral en la parroquia “Inmaculada Concepción” ubicada en el corazón del valle del Elqui, mientras que el P. José Luis Flores inició su desafío ministerial en “San Isidro” del sector La Pampa en la capital regional.

Foto de artículo

Antes que finalice el año, dos comunidades eclesiales de la Arquidiócesis de La Serena iniciaron un nuevo ciclo pastoral al recibir a quienes desde ahora serán sus párrocos. Y es que en dos Eucaristías, presididas por el Vicario General de la Arquidiócesis, P. Cristián Montenegro, los fieles dieron la bienvenida a los sacerdotes.

Fue así que hasta la parroquia “Inmaculada Concepción” de Vicuña, se trasladó el P. Alejandro Silva, Vicario para la Educación en la Arquidiócesis, mientras que el actual Vicario de Pastoral, P. José Luis Flores, asumió el nuevo encargo pastoral en la parroquia “San Isidro” del sector La Pampa en La Serena.

Compromiso, corresponsabilidad y sinodalidad

En ambas celebraciones, se destacó el agradecimiento para quien finalizaba su servicio y el recibimiento para el que comenzaba el desafío pastoral. En este sentido, Fresia Flores, coordinadora del Consejo Parroquial en Vicuña, sostuvo que “lo hemos recibido con mucho cariño. Sabemos que es un educador, así que vamos a aprovechar sus dones en lo que nos pueda ayudar, especialmente en la formación. Tengo la certeza que será un gran aporte para continuar dando testimonio de fe, porque necesitamos que los agentes pastorales continúen comprometiéndose”.

En tanto, Pilar Rojas, comunicadora parroquial en “San Isidro”, mencionó que “vivimos este momento con mucha alegría, porque sabemos que la colaboración de un pastor en guiar a una parroquia es un servicio importante, sobre todo para llevar el mensaje de Cristo y crecer espiritualmente. Es una motivación para que los grupos que participan en la parroquia mantengan el compromiso que hasta ahora se ha demostrado, de colaborar en esta ardua tarea. Sabemos que cada vez hay menos sacerdotes y nosotros como laicos, debemos apoyarlo en su nueva misión”.

A+ A- Imprimir artículo