Por José Luis Nicolás

En primeras reuniones: Asamblea Eclesial asume desafío de discernir en común

La primera reflexión fue conducida por el Padre Fidel Oñoro, que tuvo un carácter bíblico, abordando “La centralidad de Jesucristo y su Palabra en nuestra acción pastoral”. En sus palabras afirmó que la Asamblea es fruto de la voluntad divina, remarcando que “el pastor en la Biblia en primer lugar es Dios”.  

Foto de artículo

Después de la inauguración oficial de la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y El Caribe que se dio en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, en México, este lunes 22 de noviembre, se dio inicio a las reflexiones, trabajos en grupos, momentos de oración y testimonios de los participantes en este evento eclesial. 

La primera reflexión fue conducida por el Padre Fidel Oñoro, que tuvo un carácter bíblico, abordando “La centralidad de Jesucristo y su Palabra en nuestra acción pastoral”. En sus palabras afirmó que la Asamblea es fruto de la voluntad divina, remarcando que “el pastor en la Biblia en primer lugar es Dios”.  

El biblista colombiano señaló que la Escritura “nos abre ventanas de observación y de compresión más profunda”, que “nos saca del analfabetismo espiritual”. Por eso, recalcó que “sólo escuchando la Palabra podemos percibir qué es lo que Dios nos dice y nos pide, podemos llegar a descubrir nuestra misión y a qué somos llamados”. 

Otro momento importante en el desarrollo de la Asamblea Eclesial será los paneles diarios para profundizar los temas del día con la ayuda de pastores y expertos.  

Antes de concluir la primera jornada de trabajos de esta Asamblea Eclesial se tuvo la celebración Eucarística que fue presidida por el Cardenal Pedro Barreto. En su homilía, centrada en el Evangelio de la viuda, dijo ver este pasaje como “programa de vida que hoy con la gracia de Dios estamos cumpliendo”.  

A+ A- Imprimir artículo