PAPA FRANCISCO ADVIERTE DEL PELIGRO DE CAER EN LA PEREZA ESPIRITUAL E INVITA A SUPERARLA

Por José Luis Nicolás

Foto de artículo

Durante el rezo del Ángelus en el Vaticano, ayer domingo 28 de febrero,e l Papa Francisco advirtió contra el riesgo de que una vida de piedad planteada como una forma de escapar de las dificultades de la vida derive en una pereza espiritual.

Para evitar ese riesgo, el Papa recordó que los cristianos “estamos llamados a vivir el encuentro con Cristo para que, iluminados por su luz, podamos llevarla y hacerla brillar en todas partes. Encender pequeñas luces en el corazón de las personas; ser pequeñas lámparas del Evangelio que lleven un poco de amor y esperanza: ésta es la misión del cristiano”, dijo.

El Santo Padre hizo esta reflexión a partir de la lectura del día, del Evangelio según San Marcos, en el que se narra la transfiguración de Jesús en el monte ante Pedro, Santiago y Juan. 

El Papa explicó el especial simbolismo que el monte tiene en la Biblia. “El monte es el lugar elevado, donde el cielo y la tierra se tocan, donde Moisés y los profetas vivieron la extraordinaria experiencia del encuentro con Dios”. 

Asimismo el Santo Padre, destacó las palabras de Pedro dirigidas a Jesús en el momento de la Transfiguración: “Qué bien se está aquí”. “Es bueno estar con el Señor en el monte, vivir esta ‘anticipación’ de luz en el corazón de la Cuaresma. Es una invitación para recordarnos, especialmente cuando atravesamos una prueba difícil, que el Señor ha resucitado y no permite que la oscuridad tenga la última palabra”.

“Pero tengamos cuidado”, avisó el Papa: “esa sensación de que ‘es bueno estar aquí’ no debe convertirse en pereza espiritual. No podemos quedarnos en el monte y disfrutar solos de la dicha de este encuentro. Por el contrario, “debemos guardarnos de la pereza espiritual: de que estamos bien, con nuestras oraciones y liturgias, y esto nos basta. ¡No! Subir al monte no es olvidar la realidad; rezar nunca es escapar de las dificultades de la vida; la luz de la fe no es para una bella emoción espiritual”, dijo el Papa.

Fuente: aciprensa.com

A+ A- Imprimir artículo