Por José Luis Nicolás - Archivo: Cathopic

Papa Francisco finalizó encuentros con pueblos originarios de Canadá y manifestó su vergüenza por hechos ocurridos en proceso de asimilación forzada

El Sumo Pontífice, que en estos días ha escuchado “atentamente” los testimonios de los miembros de las delegaciones, quiso retomar algunos aspectos que le llamaron la atención. º

Foto de artículo

Tras la semana dedicada a encuentros con las delegaciones de pueblos indígenas canadienses, el Santo Padre Francisco expresó su deseo de visitar Canadá. 

El Sumo Pontífice, que en estos días ha escuchado “atentamente” los testimonios de los miembros de las delegaciones, quiso retomar algunos aspectos que le llamaron la atención. 

En primer lugar, mencionó su “forma de ver la vida”, que en un refrán dice así: "hay que pensar en siete generaciones adelante cuando se toma una decisión hoy". 

Algo “sabio y previsor”, según el Papa, y “contrario de lo que suele ocurrir en nuestros días, donde perseguimos objetivos útiles e inmediatos sin tener en cuenta el futuro de las próximas generaciones”. 

El vínculo entre los ancianos y los jóvenes es indispensable, reiteró, señalando que debe “cultivarse y salvaguardarse, porque garantiza que la memoria no se borre y la identidad no se pierda”.

El Pontífice, que ha asimilado los relatos de sufrimiento, privaciones, trato discriminatorio y diversas formas de abuso sufridas por los nativos, en especial en los internados, quiso expresar sus sentimientos de “indignación y vergüenza” por lo acaecido. 

“Es escalofriante pensar en la voluntad de inculcar un sentimiento de inferioridad, de hacer perder a alguien su identidad cultural, de cortar sus raíces, con todas las consecuencias personales y sociales que ello ha supuesto y sigue suponiendo: traumas no resueltos, que se han convertido en traumas intergeneracionales”, sostuvo el Papa.

A+ A- Imprimir artículo