P. David Halm

HOMILÍA DEL DÍA, JUEVES 4 DE JUNIO- Por P. David Halm

Foto de artículo

Generalmente cuando leemos historias de los escribas, fariseos, saduceos o sumos sacerdotes es algo malo. Le ven a Jesús como amenaza a su sistema y Jesús muestra la hipocresía de ellos. Representen hombres con corazones duros y encerrados en su foco a la ley. Pero, hoy día leemos de un escriba a quien Jesús le dijo "No estás lejos del Reino de Dios" porque el escriba le había respondido a Jesús con sabiduría y corazón abierto a la verdad.

Vemos un mundo con tanta división y parte del "combustible" es que vemos gente solo en dos categorías: correctos (como nosotros, obviamente...) o equivocados. Es una tendencia humana pero es muy peligroso en la vida cristiana. Porque Jesús mismo reconocía que cada ser humano puede tener aspectos buenos, convirtirse y recibir el perdón de Diós. No es decir que nadie tiene ningún error. Es decir, que aún entre gente que a veces se parece equivocado o contra nosotros, es clave que los veamos con los ojos de Jesús: No verlos como enemigos pero preguntarnos "no están lejos del Reino de Dios?". Pueda ser que están muy cercanos a Dios aún y nuestro ejemplo cristiano o una palabra santa les guien en sus últimos pasos al reino.

Imagínense que en lugar de la violencia de las luchas del mundo, todos se miren con los ojos de Dios y que todos nos acerquemos al Reino de Dios en la tierra.

P. David Halm

Imagen foto_00000070

A+ A- Imprimir artículo