P. David Halm

HOMILÍA DEL DÍA, Jueves 16 de Julio- Por P. David Halm

Foto de artículo

En Nuestra Señora del Carmen, la Reina y Madre de Chile, y Madre de la Iglesia, celebramos su preocupación maternal por nosotros. Hemos celebrado a María a traves de dos mil años - por devoción y honor a Ella como la Madre de Dios y Reina. Pero cada vez que leemos esta lectura de las bodas de Caná, también recordamos su cariño maternal – que Ella se preocupa por nosotros. En ese momento cuando faltaba el vino ¿cuál fue su preocupacion? ¿Por si misma y comodidad? No, obviamente fue el bienestar de los novios y la celebración con sus familiares y amigos.

Es como hoy. Aún la Madre de Dios, Reina en los cielos ¿cuál es su preocupacion? Nosotros, sus hijos e hijas en Chile, durante una pandemia. Nunca nos abandona. De hecho, está con nosotros en una forma especial en esta epoca tan dificil. ¿Y cómo? Por la protección y salvación de su Hijo Jesús. Ella nos dice lo mismo que les dijo a los sirvientes en Caná: "Hagan todo lo que Él les diga".

 

Escuchamos a nuestras madres porque sabemos que nos aman, nos guardan, nos preocupan. Por eso tenemos confianza en ellas, si tenemos 5 años o 40 años o 80 años. Si han entrado a la vida eterna o si viven con nosotros en nuestras casas. Más que escuchar a nuestras madres, hacemos lo que nos dicen. En esta época nos dicen ellas usar nuestras mascarillas, lavar las manos, y mantener la cuarentena y distancia social. Pero mucho más importante es que nuestras madres nos dicen lo que hemos escuchado de nuestra Madre María: "Hagan todo lo que Jesús les diga". En la celebración de La Virgen del Carmen, le obedezcamos y vamos a Jesús, haciendo todo lo que Él nos dice.

En Nuestra Señora del Carmen, la Reina y Madre de Chile, y Madre de la Iglesia, celebramos su preocupación maternal por nosotros. Hemos celebrado a María a traves de dos mil años - por devoción y honor a Ella como la Madre de Dios y Reina. Pero cada vez que leemos esta lectura de las bodas de Caná, también recordamos su cariño maternal – que Ella se preocupa por nosotros. En ese momento cuando faltaba el vino ¿cuál fue su preocupacion? ¿Por si misma y comodidad? No, obviamente fue el bienestar de los novios y la celebración con sus familiares y amigos.

Es como hoy. Aún la Madre de Dios, Reina en los cielos ¿cuál es su preocupacion? Nosotros, sus hijos e hijas en Chile, durante una pandemia. Nunca nos abandona. De hecho, está con nosotros en una forma especial en esta epoca tan dificil. ¿Y cómo? Por la protección y salvación de su Hijo Jesús. Ella nos dice lo mismo que les dijo a los sirvientes en Caná: "Hagan todo lo que Él les diga".

 

Escuchamos a nuestras madres porque sabemos que nos aman, nos guardan, nos preocupan. Por eso tenemos confianza en ellas, si tenemos 5 años o 40 años o 80 años. Si han entrado a la vida eterna o si viven con nosotros en nuestras casas. Más que escuchar a nuestras madres, hacemos lo que nos dicen. En esta época nos dicen ellas usar nuestras mascarillas, lavar las manos, y mantener la cuarentena y distancia social. Pero mucho más importante es que nuestras madres nos dicen lo que hemos escuchado de nuestra Madre María: "Hagan todo lo que Jesús les diga". En la celebración de La Virgen del Carmen, le obedezcamos y vamos a Jesús, haciendo todo lo que Él nos dice.

P. David Halm

Imagen foto_00000070

A+ A- Imprimir artículo