HOMILÍA DEL DÍA, Jueves 29 de Octubre- Por P. David Halm

P. David Halm

Foto de artículo

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas   13, 31-35

Se acercaron algunos fariseos que le dijeron a Jesús: “Aléjate de aquí, porque Herodes quiere matarte”.

Él les respondió: “Vayan a decir a ese zorro: hoy y mañana expulso a los demonios y realizo curaciones, y al tercer día habré terminado. Pero debo seguir mi camino hoy, mañana y pasado, porque no puede ser que un profeta muera fuera de Jerusalén.

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne bajo sus alas a los pollitos, y tú no quisiste! Por eso, "a ustedes la casa les quedará desierta".  Les aseguro que ya no me verán más, hasta que llegue el día en que digan: ¡Bendito el que viene en Nombre del Señor!”

Palabra del Señor.

Homilía del Día

“¡Jerusalén, Jerusalén…cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la gallina reúne a sus pollitos bajo las alas, pero tú no has querido!” Que exasperado y triste Jesús nos parece comentando a los fariseos sobre los habitantes de Jerusalén. Es un momento de alta emoción. Le dicen los fariseos a Jesús “¡vete! Herodes quiere matarte”. Pero Jesús no les responde ni con miedo ni enojo. Es con piedad…

Alguien leyendo esta homilía ¿tenga un miembro de la familia que es la “oveja negra?” Me imagino aquí en Chile significa lo mismo que en los EEUU– es una persona que siempre se aparece con problemas, escándalos, hacen cosas que causan vergüenza para la familia entera. ¿Pero que hace la familia? Generalmente no es exilio ni rechazo, es piedad y siguen intentando ayudarle. “Tal vez esta vez van a convertirse y mejorarse” piensen ellos. Que maravillosa esa devoción y amor, pero es difícil y nos duele, ¿cierto? Que pena ver un querido sufriendo las consecuencias de sus propias acciones y nuestro deseo es solo que nos acepte nuestra ayuda.

Cuantas veces en la historia de los hebreos, los israelitas, los judíos de esa época perdieron su camino. El mandamiento principal de su ley es: El Señor es nuestro Dios y es el único. No hay otros dioses. No se permite adorar a los ídolos. Pero casi inmediatamente (¿¿nos acordamos el becerro de oro??) ¿que hacen? ¡Están adorando ídolos y dioses falsos!

A lo largo de su historia quiebra la alianza con el Señor y sufren las consecuencias– no por castigo de Dios, pero el castigo de mantenernos lejos de Dios es siempre sufrimiento. Pensamos en la caída de Jerusalén y su exilio en Babilonia. Pensamos en los pecados de varios reyes en los días de los profetas. ¿Y que hace Dios? Finalmente reestablece su alianza.

Entonces tenemos Jesús mirando a Jesús y ofreciendo esta imagen tan maternal: cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como la gallina reúne a sus pollitos bajo las alas, ¡pero tú no has querido! Podemos ver a una mama haciendo eso sobre su hijo quien es oveja negra.

Pero las buenas noticias que proclamo en cada Misa y que ustedes escuchan es “Tomen y beban todos de él porque este es el cáliz de mi sangre. Sangre de la ALIANZA NUEVA Y ETERNA, que será derramada por ustedes y por muchos para el PERDON DE LOS PECADOS. Hagan esto en conmemoración mía.”

Nos acerquemos a Él,7 recibamos esa sangre y mantenernos en esa alianza, recibiendo el perdón que necesitamos. ¡Sea alabado Jesucristo ahora y siempre!

Fr. David Halm

A+ A- Imprimir artículo