HOMILÍA DEL DÍA, Jueves 15 de Octubre- Por P. David Halm

P. David Halm

Foto de artículo

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     11, 47-54

Jesús dijo a los fariseos y a los doctores de la Ley: “¡Ay de ustedes, que construyen los sepulcros de los profetas, a quienes sus mismos padres han matado! Así se convierten en testigos y aprueban los actos de sus padres: ellos los mataron y ustedes les construyen sepulcros.

Por eso la Sabiduría de Dios ha dicho: "Yo les enviaré profetas y apóstoles: matarán y perseguirán a muchos de ellos". Así se pedirá cuenta a esta generación de la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la creación del mundo: desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el santuario. Sí, les aseguro que a esta generación se le pedirá cuenta de todo esto.

¡Ay de ustedes, doctores de la Ley, porque se han apoderado de la llave de la ciencia! No han entrado ustedes, y a los que quieren entrar, se lo impiden”.

Cuando Jesús salió de allí, los escribas y los fariseos comenzaron a acosarlo, exigiéndole respuesta sobre muchas cosas y tendiéndole trampas para sorprenderlo en alguna afirmación.

Palabra del Señor.

Homilía del Día

“Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí nada pueden hacer”.

Antes de la pandemia (¿recordamos aquellos días?) pasaba mucho tiempo en aeropuertos. Volando a los EEUU desde Chile siempre me fui por Atlanta y después a varias otras ciudades. Recuerdo, en particular, los dos lugares mas populares del aeropuerto, donde congregaron los viajeros: la fila de Starbucks y las torres de enchufes, donde podían recargar sus iPads y celulares. En serio – tanto espacio para dispersarse y disfrutar mas tranquilidad- ¿que hacían? ¡En las filas y muy cerca en las islas de muchedumbre!

¿Cuál es la conexión entre estos dos? Me di cuenta en un viaje que son muy relacionado de hecho. Ambos son fuentes de energía, donde nos vamos para recibir nueva energía y poder. La cafeína de café en Starbucks nos da una “ráfaga” y nos ayuda mantenernos despiertos y enfocados. La torre de enchufes, obviamente, recarga los equipos en que dependemos en la época moderna. Porque necesitamos esa energía, en ambos sentidos, nos quedamos muy cerca a la fuente.

Jesús nos dice que necesitamos permanecernos en Él. ¿Por qué? Él es la fuente de nuestra vida y energía. Dice “sin mí nada pueden hacer”. Sin Él, nos vamos a morir. En inglés la palabra que usamos es “wither”, aquí “se seca”– la idea es que no es instantánea nuestra muerte por no permanecer en Jesús. Podemos seguir nuestro propio camino por un momento. Como podemos mantenernos alerta por un rato sin la cafeína o la batería de nuestro celular funciona otro rato. Pero ya llega el momento cuando dormimos y esa batería muere. ¿Que necesitamos hacer en ese momento? ¿Buscar una cafetería y enchufar ese dispositivo, cierto?

No sabemos cuando vamos a regresar a los aeropuertos, ni la manera de viajar en la época de covid. Pero sin duda vamos a permanecernos cerca de las fuentes de energía.

Como seguidores de Jesús, nos mantengamos unidos con Él, la Vid que nos da la fuente de gracia y vida eterna. Sea alabado ahora y siempre.

Fr. David Halm

Imagen foto_00000070

A+ A- Imprimir artículo